tlf/fax: 954 36 02 72  
Contacte con nosotros  

 
What We Do
 
    Preguntas...........................................................................................................................................................................................................

1. ¿Cuándo se puede hablar de recuperación de la conciencia?
2. ¿Cuánto tiempo puede durar esta fase?
3. ¿Cómo se desarrolla la fase de recuperación de la conciencia?
4. ¿Qué técnicas se emplean cuando el lesionado recobra la conciencia?
5. ¿De qué modo va a volver a hablar el lesionado?
6. ¿Al lesionado se le ha practicado una traqueotomía ¿ le impide esto hablar?
7. ¿Cuál es el nivel de comprensión de un lesionado que se recupera del coma?
8. ¿Un lesionado que llega a esta fase ¿se va a recuperar totalmente?
9. ¿El lesionado que llega a esta fase se va a recuperar totalmente?
10. ¿Qué complicaciones pueden surgir en esta etapa?
11. ¿Cómo se procede para volver a alimentarlo?
12. ¿Por qué a ciertos lesionados en esta fase se les instala en una cama en el suelo?
13. ¿Cuál es el nivel de conciencia de un lesionado en esta etapa?


Respuestas......................................................................................................................................................................................................

1. ¿Cuándo se puede hablar de fase de recuperación de la conciencia?
Nos acercamos a la fase de recuperación de la conciencia cuando podemos suprimir la ventilación asistida*, cuando el individuo recupera un ritmo alterno de vigilia/sueño y abre espontáneamente los ojos. La fase de recuperación de conciencia continúa con la ejecución, incluso de manera irregular, de órdenes simples, de manera verbal, ocular o gestual.
Ejemplo: Emmanuel es víctima de un accidente de circulación en julio de 1990. En el transcurso del mes de octubre del mismo año, empieza a abrir y cerrar los ojos cuando se le pide, después dobla la pierna derecha para decir sí, lo que permite que se establezca un código de comunicación. En los días siguientes, recupera la sonrisa, tras lo cual, unas semanas más tarde, empieza a emitir sonidos.
Se le pide a la familia, en cuanto aparecen indicios de la recuperación de conciencia de Emmanuel, que le estimule por medio del código establecido con él (doblar la pierna derecha), haciéndole preguntas simples que corresponden a respuestas por sí o no.

2. ¿Cuánto tiempo puede durar esta fase?
No hay ningún límite, ni inferior ni superior.
Ejemplo: La recuperación de conciencia de Marc duró, como ocurre generalmente, varias semanas. La vuelta de conciencia fue haciendo constante de manera progresiva hasta que, por fin, Marc pudo desarrollar una verdadera comunicación con su entorno.
La recuperación no se realiza nunca de un día para otro.
Es preferible hablar de “conciencia” más que de “despertar”, ya que no estamos en el marco del sueño, del que nos despertamos en un estado idéntico en el que nos dormimos.

3. ¿Cómo se desarrolla la fase de recuperación de la conciencia?
a – Modo agitado –
en el que alternan fases de agitación y de somnolencia.
El lesionado abre los ojos y empieza a seguir con la mirada. Al principio responde a órdenes simples de manera muy irregular. Hay que establecer un código de comunicación con él lo antes posible. Este código puede establecerse de cualquier modo: a través del parpadeo, de los movimientos de los ojos, del movimiento de la cabeza o cualquier otra parte del cuerpo, de la emisión de sonidos, ...
En esta etapa, el paciente está desorientado con respecto al tiempo y al espacio. Ha perdido toda referencia. No sabe ni dónde está, ni quién es. No siempre reconoce a sus familiares y amigos. Puede que construya frases incoherentes.
b – Modo acinético*
El lesionado podría comunicarse pero le falta iniciativa para ello: de igual modo, podría moverse pero no lo hace. Reacciona ante los ruidos, ante la luz, cuando se le toca.
No se comunica de manera espontánea con su entorno, pero a veces puede responder de manera adaptada y limitada ante ciertos estímulos. Cuando cede el mutismo, habla bajo y con voz poco potente. La comunicación se enriquece después progresivamente.

4. ¿Qué técnicas se emplean cuando el lesionado recobra la conciencia?
Se practica una técnica de acercamiento global al lesionado, con la que se pretende darle confianza y ayudarlo a volver a dar sentido al mundo que lo rodea. Se utilizan todos los estímulos posibles ante lo que reaccionaba antes el lesionado. Se intenta favorecer su relación con el entorno, a través de todos los modos posibles de comunicación.
El medio y el entorno deben darle la mayor confianza posible. Cuando es posible, se le retiran todas las sondas o catéteres que no son indispensables y que podrían provocar dolor. Es preferible no atar al lesionado si está agitado, sino más bien instalarlo en una cama a ras del suelo. En la habitación se intenta reconstruir el ambiente que existía en la del lesionado antes del accidente, poniendo pósters, fotos u otros objetos personales.
Los estímulos deben repetirse, ser múltiples, selectivos, tomar en cuenta la historia personal del lesionado, sus gustos, su nivel cultural, sus conocimientos anteriores. Los estímulos pueden referirse a:
  La vista: fotografías, objetos, colores.
  El tacto: se puede tocar al lesionado (caricias, masajes, …), hacer que palpe diversos objetos, …
  El oído: hay que verbalizar todo lo que se hace, llamar al lesionado por su nombre, ponerle cintas que escuchaba antes del accidente.
  El gusto: hay que introducir progresivamente una alimentación lo más normal posible, a temperatura ambiente.
  El olfato: perfume personal, agua de colonia, etc.
Se explican todos estos estímulos con el fin de ayudar al lesionado a volver a darles sentido. Los estímulos se adaptan a cada lesionado y no pueden repetirse de manera sistematizada con todos los individuos.
No deben ser excesivos o demasiado rápidos, pues saturarían las capacidades perceptivas del individuo. Se alternan con tiempos de descanso. Esto explica que en la fase inicial, la radio o la televisión no están recomendadas de manera continua.

5. ¿De qué modo va a volver a hablar el lesionado?
De manera muy progresiva.
Al principio podrá producir sonidos únicamente modulando la voz, pero sin poder pronunciar palabras. Después, progresivamente, el individuo aprenderá a mover la lengua, hinchar los carrillos, controlar los movimientos del rostro; paralelamente a esto, se inicia la reeducación de la deglución. El conjunto de esta reeducación permitirá progresivamente la articulación de sonidos.
En el lesionado, pueden descubrirse en este momento dificultades que no se podían detectar en el estado inicial en que no hablaba:
- Le cuesta pronunciar las palabras. Se trata de un problema de articulación, llamado disartria*.
- Tiene capacidad de comprensión pero le cuesta encontrar las palabras correctas, o bien comprende mal; esto se llama afasia*. Esta alteración aparece generalmente en las personas diestras que padecen una parálisis del conjunto derecho (hemiplejia* derecha).
Es imposible decir en esta etapa qué grado de recuperación va alcanzar el lesionado.

6. Al lesionado se le ha practicado una traqueotomía ¿le impide esto hablar?
No es la cánula de la traqueotomía lo que impide hablar al lesionado. El equipo médico le indicará si es necesario obstruir temporalmente la cánula para favorecer la sonorización o si el lesionado lleva una cánula parlante.

7. ¿Cuál es el nivel de comprensión de un lesionado que se recupera del coma?
El nivel de comprensión sólo puede evaluarse de manera progresiva en función de la capacidad de respuesta del lesionado.
Al principio, la comprensión sólo atañe a las órdenes simples: efectuar un movimiento, mover los ojos o los párpados. Según parece el lesionado es sensible a las voces conocidas y a la entonación. No hace falta hablar fuerte para favorecer el reconocimiento. Progresivamente, la comprensión se enriquece y permite al lesionado ir comprendiendo frases más complejas, escoger y dar respuestas adaptadas.
Hay que comportarse y hablar delante de él como si lo entendiera todo, pues no se sabe nunca hasta qué punto entiende.

8. ¿Un lesionado en fase de recuperación del coma sufre?
Es imposible saber con certeza qué sensación de dolor tiene el lesionado.
En todo caso, se utilizan todos los medios posibles para aliviar el dolor. Más tarde, y por lo general, no recuerda nada de manera consciente. Podemos decir que la persona, si sufre, tiene una percepción muy diferente de la que tiene su entorno. Percibe su estado de manera muy limitada.

9. El lesionado que llega a esta fase ¿se va a recuperar totalmente?
Si la persona está en fase de recuperación de coma, se trata de un traumatismo craneal grave que ha provocado un coma de duración superior a diez días. Cuanto más dura el coma, más probabilidades hay de que la recuperación sea limitada. Para precisar el pronóstico, entran en juego diversos factores. Éstos son abordados en el marco de la entrevista con el médico.
Ciertos lesionados no recuperan la conciencia, no vuelven a comunicarse y se instalan en un “estado vegetativo crónico”*.
Afortunadamente, la mayoría de las veces, la evolución continúa. Si embargo, incluso en los casos más favorables, el lesionado ya no es “después” como era “antes” del accidente; éste será para él uno de los acontecimientos principales de su existencia.
Ninguna persona con traumatismo craneal tiene una evolución estrictamente comparable a otra. Considere con prudencia la opinión de personas que no conocen con exactitud el estado de su familiar. La diferencia entre cada lesionado es grande.
La evolución en el transcurso de la fase de recuperación de la conciencia se efectúa a menudo en dientes de sierra, con períodos sucesivos de mejoría y estacionamiento.

10. ¿Qué complicaciones pueden surgir en esta etapa?
Un deterioro del estado de conciencia o un estacionamiento normalmente prolongado del estado neurológico pueden ser debidos a una alteración cerebral. Dos mecanismos pueden ser los responsables:
- Una atrofia del tejido cerebral dañado inicialmente, para la cual no hay, desafortunadamente, tratamiento posible.
- Un bloqueo de la circulación del líquido cefalorraquídeo*, que provoca una hidrocefalia que puede ser ocasionalmente tratada con una válvula de derivación.
Las complicaciones que se encuentran en la fase de coma (fascículo) siguen pudiendo producirse.

11. ¿Cómo se procede para volver a alimentarlo?
Se empieza por la reeducación de la deglución* y por el trabajo de los movimientos de la boca y del rostro. Al principio, la reeducación puede favorecer el reflejo de succión* y deglución proponiendo al lesionado chupar un hielo. Después, cuando ya puede tragar, se prueba con la alimentación en forma de purés y postres cremosos. La bebida se puede administrar en forma de jalea*. Se va introduciendo progresivamente una alimentación normal. Todas estas tentativas de alimentación se verbalizan y se acompañan al principio con masajes en cuello y boca.
El conocimiento de los gustos anteriores del lesionado puede resultar de gran interés. Es frecuente, sin embargo, constatar una preferencia por todo lo dulce.

12. ¿Por qué a ciertos lesionados en esta fase se les instala en una cama en el suelo?
- Favorecer la motricidad espontánea de la persona (gran superficie de desplazamiento en la que la persona puede darse la vuelta, arrastrarse, andar a gatas, …), o estimularla durante las sesiones de rehabilitación.
- Evitar los riesgos de caída si el paciente está agitado, evitando a la vez una contención que podría resultarle agresiva.
- Disminuir la angustia del individuo en fase de recuperación dándole seguridad y confianza.
- Estar cerca del lesionado que, en esta etapa, necesita cuidados del cuerpo, cuidados practicados en el suelo, al lado de él, sin “barreras de protección”.
A toda persona que se acerca al lesionado se le propone descalzarse e instalarse cerca de él para favorecer un contacto directo.

13. ¿Cuál es el nivel de conciencia de un lesionado en esta etapa?
La conciencia de un individuo puede ser considerara como el sentido que tiene de sí mismo y del mundo que lo rodea. La apreciación de la conciencia de una persona sólo es perceptible de manera indirecta por los signos que la persona es capaz de dar con ella. En tanto que el lesionado no habla, el nivel de conciencia parece situarse a medida de una escala desconocida para nosotros. Hay que aceptar que este nivel de conciencia no tiene nada en común con nuestro grado de conciencia.
En el caso de un lesionado en fase de recuperación de coma, la comunicación con el mundo exterior puede realizarse de diversas maneras: respuestas por movimientos de la cabeza, de los ojos o de un miembro, que corresponden a preguntas sencillas que requieren una contestación por sí o no.
Excepcionalmente, el lesionado podrá recurrir a la lengua escrita. Incluso, si no puede escribir con las manos, se le puede proponer la utilización de las letras de un alfabeto que designará para formar la palabra elegida.
Cuando aparece algún tipo de comunicación, generalmente se constata lo siguiente:
- Problemas de memoria llamados amnesia postraumática*. Estos problemas se manifiestan por la imposibilidad de fijar adquisiciones nuevas día a día, y esto desde el accidente. El lesionado habla y le reconoce, pero no recuerda sus visitas. Existe también una “laguna” más o menos extensa respecto a los acontecimientos anteriores al accidente. Estas dificultades, importantes en un principio, pueden evolucionar.
- Una desorientación temporoespacial*. La persona desconoce la fecha y el lugar.
Problemas de las funciones superiores*. (Véase fascículo 4): es decir, problemas de lenguaje, dificultades de atención, de comprensión, de razonamiento, de lógica, de síntesis. Hay una disminución de la eficiencia intelectual.
Un desconocimiento de las discapacidades* y de su causa (el lesionado no recuerda el accidente).

 
     


       
  
CC. SS. DE MIRAFLORES. CTRA. DE MIRAFLORES S/N. APDO. 16.080 CP 41080 SEVILLA